Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Héctor Acosta
Héctor Acosta

Historiador. Profesor Universitario, analista político, ajedrecista en picada y esposo de Miozotti.

La mascarilla: una nueva prenda en el vestir.

 

Mundo con mascarilla

En diciembre 2019, nadie fue capaz de prever las sorpresas que nos tenía reservadas el nuevo año y la nueva década. Astrólogos, hechiceros, futurólogos y afines erraron en sus predicciones. Casandra, aquella diosa de la mitología griega que era capaz de prever sólo lo malo del futuro, no apareció por ninguna parte. No encontró una voz para decir al mundo lo que iba a ocurrir..

El coronavirus apareció de manera inesperada, súbita, desafiante. Lo que se inició como un brote de neumonía atípica en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China comunista, rápidamente se extendió por todo el mundo. La palabra coronavirus pasó a ser el término más conocido por la humanidad (y también el más temido). El «enemigo invisible», por su contundencia y propagación,  sorprendió a líderes políticos y autoridades sanitarias, dejando sin efecto las proyecciones de los planificadores y alterando la normalidad de la vida cotidiana de millones de personas, a la vez que introdujo restricciones y acomodos en hábitos y comportamientos que habían estado inmóviles durante siglos. La mayoría de los líderes políticos y los generadores de opinión fueron sorprendidos. Algunos llegaron a comentar que se trataba de una simple gripe, una afección pasajera. La Organización Mundial de la Salud (OMS), no quiso alarmar, pero tampoco dejó de advertir los riesgos que se corrían. En un primer momento, cuando no se sabía aún la capacidad de propagación y la letalidad de la enfermedad, el uso del tapa boca quedó como una elección de cada quien.
Entre las variadas formas de atajar o contener al enemigo invisible, las autoridades sanitarias, junto a los voceros civiles, comenzaron a recomendar el uso del «tapa boca» o mascarilla, a fin de evitar una propagación mayor del amenazante virus. Mascarillas en Asia

Hay que advertir al lector que el uso del tapa boca o mascara en la cara ha sido una práctica común en muchos países asiáticos desde hace muchos años. Puede decirse, incluso, que en Asía esta prenda forma parte del vestir cotidiano muchísimo antes de la aparición del Covid-19. La población asiática poco a poco la fue incorporando como parte de su vestimenta cotidiana ya sea por epidemias anteriores o por la contaminación existente en sus ciudades. Ha sido en Occidente, donde el uso de la mascarilla como prevención y seguridad de contagio se ha venido extendiendo desde enero hasta este momento. Ello no ha ocurrido de manera lineal lineal. Al comienzo, las mismas autoridades sanitarias no recomendaban el uso masivo o generalizado de las mascaras, advirtiendo que las existentes debían reservarse para el uso exclusivo del personal de salud. 

La prenda más usada del mundo

De acuerdo a lo que se estima, es muy probable que la mascarilla pase a ser la prenda de vestir más usada en el mundo. (Y cuando decimos mundo nos referimos a los cinco continentes). Mientras la amenaza de propagación del coronavirus persista, hasta tanto no se obtenga la vacuna que inmunice de forma masiva a la población mundial y siempre que exista la amenaza de «rebrote», la protección de la mascara sera de uso común. El algunas partes del mundo ya se ha hecho obligatorio portar la mascarilla para ingresar a lugares públicos o incluso para circular por calles y avenidas, tales son los casos de Argentina, (donde se multa con mil pesos a quien no la lleve puesta), la República Checa, Eslovenia y Eslovaquia y recientemente Austria.
A diferencia de otras prendas como la falda o el pantalón, la nueva mascara pudiera convertirse de uso obligatorio. En Argentina por ejemplo, hoy se sanciona con mil pesos a quien transite sin llevarla puesta.
Como era de esperarse, ya las tiendas famosas anuncian las mascarillas para la «Alta Sociedad». Mascarillas de lujo de las grandes firmas salen al mercado mientras la sociedad permanece confinada en sus casas y apartamentos. Aunque el coronavirus no distingue cultura, religión, grupo étnico, color de piel, ni condición social, la forma de protegerse si lo hace.

Aunque las «mascarillas de marca» están dirigidas más a vestir que a proteger, la prenda en sí, independientemente de la firma que la respalde, es más requerida por quienes se ven obligados a salir de sus casas para ganarse el pan de cada día, que no son precisamente los más ricos.

En esta oportunidad, no solo las firmas prestigiosas anunciaron el lanzamiento de sus productos con motivo de la aparición de la pandemia: todo lo contrario a oportunidades anteriores, la necesidad o la oportunidad de mercado, estuvo ligada en esta ocasión a la necesidad de protegerse, de allí que surgiera una infinidad de mascarillas caseras de todo tipo, aunque muchas de ellas sin cumplir realmente los objetivos de proteger.  

"No quiero que la gente piense que la mascara los hace invencible porque no los hace"

Lori Lightfoot, Alcaldesa de Chicago

Chiste para refrescar

– Petra era una católica devota. Se casó joven y tuvo 17 hijos.
– Poco después de que naciera su último hijo, su marido murió.
– Algunas semanas después, se volvió a casar y, en los años siguientes, tuvo otros 22 hijos con su segundo esposo.
– Después de nacer el último hijo, su segundo marido también murió.
– Antes de transcurrido un mes, Petra, lamentablemente, se enfermó y murió.
- El Cura miró piadosamente a Petra en su ataúd, miro hacia el Cielo y dijo: «Finalmente se juntaron»
– Un hombre que estaba cerca del Cura pregunto:
– Perdón Padre: ¿ Ud. se refiere a Petra y su primer marido, o a Petra y su segundo Marido?
– Y el cura respondió:
– Me refiero a sus piernas hijo, …. » ¡ A sus piernas !!!!!!
Jajajajajajajaja!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog

Ultimos post

Opinión, conocimiento y criterio

Con mucha frecuencia , encontramos un uso y significado común entre los términos opinión, conocimiento y criterio. En su gran mayoría, se tiende a identificar

Lea más »

Peste Negra

Con el nombre de Peste Negra se conoce en la Historia a la epidemia que azoto el mundo conocido entre 1348 y 1352.  desde el

Lea más »